Escuela de familia; Solicita nuestra tarjeta de descuentos

Noticias

miércoles, 6 de mayo de 2015

Descarga del programa aquí
Las AMPAS de Boadilla alertan a la DAT sobre posibles carencias para la enseñanza de Secundaria y Bachillerato en el municipio el próximo curso
         Representantes de la Asociación de AMPAS de Boadilla se reunieron el pasado 28 de abril con la Dirección del Área Territorial para informar sobre las necesidades más urgentes del municipio en lo que atañe a Secundaria y Bachillerato
       Desde la Asociación se considera insuficiente la ampliación del CEIPSO del CEIP Príncipe Felipe como solución a la falta de recursos para responder a la demanda actual de aulas y profesorado
Boadilla, 28 de abril de 2015.- Representantes de la Asociación de AMPAS de Boadilla del Monte se reunieron el pasado 28 de abril con la Dirección del Área Territorial (DAT) de la Comunidad de Madrid (CM) para trasladar su preocupación sobre las medidas tomadas por esta Administración para paliar la falta de plazas para la enseñanza del Bachillerato en los Institutos del municipio a partir del próximo curso, y que por ahora se han limitado a la conversión del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Príncipe Don Felipe  en un CEIPSO (Centro de Enseñanza Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria).
Esta medida, anunciada en febrero, es considerada insuficiente por las AMPAS, que así se lo comunicaron a la DAT en esta reunión. Se aportaron, en la misma, los datos y previsiones, que indican que la medida adoptada no es suficiente para atender la demanda de plazas para los próximos años y no resuelve el problema de masificación de las aulas que se viene sufriendo en los centros desde hace varios cursos. Para ello, las AMPAS aportaron informes de datos de población y comparativas de centros por municipios, en los que Boadilla destaca por ser uno de los municipios con menos Institutos de Educación Secundaria (IES) en relación a la población existente.
También se comentó, que a pesar de que esta Asociación lleva años avisando a la administración local y regional de que este problema se intensificaría a partir del curso 2015-16 y desde las AMPAS se habían aportado soluciones para que no se llegara a la situación actual, se ha tomado una medida improvisada que crea muchas dudas. Entre otras, las AMPAS cuestionan la viabilidad de realizar las obras necesarias para la conversión del CEIP Príncipe Don Felipe en CEIPSO antes del inicio del próximo curso, o que las plazas que se generen puedan ser de calidad, y cuenten con todos los servicios necesarios como biblioteca, laboratorios, etc.
Las AMPAS aportaron, además, alternativas para optimizar los recursos actuales y generar plazas por zonas en función de la demanda; por ejemplo, la reconfiguración de los centros como nuevos CEIPSOS, reconversión del IES Arquitecto Ventura Rodríguez en bilingüe o mixto y la creación de un nuevo Instituto en la zona con mayor demanda. Además se propuso que Boadilla tuviera proyectos de bachillerato de todas las ramas en centros públicos, ya que en los existentes no se puede cursar la especialidad de Arte. En ese sentido, también se llamó la atención sobre la reducción producida en los últimos años en los servicios de apoyo a los centros como Psicólogos, Logopedas, etc, y se recordó que no todos cuentan todavía con todos los servicios, como el IES Máximo Trueba, que no tiene comedor.
Además de representantes de las AMPAS, asistieron a la reunión dos alumnos del IES Máximo Trueba que corroboraron la versión de la problemática que presentaba la Asociación, y manifestaron su malestar como afectados directos.
El Director de la DAT, por su parte, presentó la ampliación del CEIPSO  del CEIP Príncipe Don Felipe como la única medida que se tomará, por el momento, desde la CM para resolver los problemas mencionados. Sugirió la posibilidad de incorporar un nuevo centro al municipio en el futuro, pero no de inmediato, y siempre en función del crecimiento de la población.

martes, 5 de mayo de 2015

Prueba del 5 de mayo alumnos de 3º de Primaria (entre 8 y 9 años).
Este martes se realizará en todos los centros educativos públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid el nuevo examen de evaluación de competencias y conocimientos en Matemáticas y Lengua Castellana para los alumnos de 3º de Primaria (entre 8 y 9 años).
¿Por qué se realiza este examen? La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) fija que desde este curso había que hacer este examen al final del primer ciclo de Primaria.
¿A quién va dirigido? A todos los aproximadamente 69.000 alumnos de 3º de Primaria (entre 8 y 9 años) de los centros educativos públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid. También se realizará en el resto de comunidades autónomas, aunque Andalucía y Asturias ya han anunciado que no la llevarán a cabo. Otras autonomías como el País Vasco y Canarias han decidido realizarla solo en algunos centros. Además de Madrid, estos días se harán estos exámenes en La Rioja, Cataluña y Aragón.
¿En qué consiste? La nueva prueba se realizará a primera hora de la mañana dentro del horario escolar y está estructurada en dos partes que abarcan Lengua y cultura general y  Matemáticas. La primera parte tendrá una duración de cuarenta y cinco minutos, en los que se incluyen ejercicios de cálculo y resolución de problemas de matemáticas. La segunda parte tendrá una duración de una hora. Los alumnos realizarán un dictado, ejercicios de comprensión de un texto escrito, un ejercicio de expresión escrita y preguntas de conocimiento de la Lengua y cultura general relacionadas con el texto.
¿Cuál es su objetivo? En principio, debe permitir a la Consejería de Educación y a los centros conocer la eficacia y defectos de sus planes y acciones educativas para poder corregir las posibles deficiencias y potenciar las virtudes.
¿Por qué ha creado polémica? La Consejería de Educación no ha explicado con claridad las consecuencias reales del examen para el alumno, según denuncian los padres. Algunas comunidades, como Castilla y León, han reconocido tienen en cuenta el resultado para promocionar de curso. También ha sido duramente criticada por hacer públicos los resultados y crear, de esta forma, una clasificación de centros.
¿Son públicos los resultados? La Consejería facilita a los centros educativos los resultados de cada uno de sus alumnos, la puntuación media del propio centro y la puntuación media de la Comunidad de Madrid. El centro entrega además a la familia de cada alumno un informe con las calificaciones en cada una de las partes de la prueba, con las medias del centro y de la Comunidad de Madrid.
¿Qué dicen los padres? Los padres rechazan abiertamente la prueba ante la "falta de información""Dicen que no tiene valor académico pero la nota quedará reflejada en el expediente. No nos han aclarado las dudas", señala José Luis Pazo. "Esta absoluta falta de transparencia es un motivo más que suficiente para que se rechace frontalmente. Si los niños las pasan no sucederá nada, pero si no la superan no sabemos lo que va a pasar", añade.
¿Y los profesores? A los docentes les parece bien la realización de la prueba porque "es una prueba unificada que permitirá conocer las carencias del alumno para corregirlas, aunque nunca debe sustituir a la evaluación continua. Se trata simplemente de un referente más que nos permite calibrar el nivel de aprendizaje del alumno", afirma Manuel Díez, que, sin embargo, critica que los resultados se hagan públicos: "En teoría no debería ser así, pero ha pasado siempre. Que ocurre esto no nos gusta porque estamos en contra de que se establezca un ranking de centros en función de la nota obtenida en estas pruebas".
¿Qué opina la Consejería de Educación? Educación no ha querido entrar a valorar esta polémica. Sí han defendido el valor de estos exámenes: "Estas pruebas se han convertido en unas herramientas muy valiosas para la Consejería de Educación, Juventud y Deporte y para los propios centros educativos de cara a disponer de medidas de refuerzo para los alumnos que lo requieran, o para reorientar las actuaciones desarrolladas en estas etapas educativas".
Fuente: Diario 20 minutos